fbpx
cuarentena

Más allá de la cuarentena

Nunca lo habíamos calculado como sociedad que el 2020 iba a marcar un antes y un después, como una profecía apocalíptica cumplida que muchos ignoraron por años. La crisis de salud y el aislamiento obligatorio en muchos países nos han impulsado a algunos seres conscientes a recapacitar lo que somos como seres humanos.

Si bien es cierto, cada vez vemos como el emprendimiento ha crecido en el mundo, donde muchas personas trabajan desde sus casas, jamás imaginamos que seriamos “llamados” a cumplir con una cuarentena, y mucho menos de un virus que nació, o como muchos afirman en los medios populares se creó.

Pero analicemos los efectos de corto y mediano plazo en lo que tiene que ver con nuestra evolución como seres humanos. ¿Pensaste que iba a hablar de economía o dinero? ¡pues no! Creo que lo que más importa en este momento es hablar de nuestra transformación como personas, de nuestra evolución como sociedad, que parte de un tiempo de reflexión, de realizarnos así sea por una vez en la vida, preguntas trascendentales que en otra ocasión las fiestas, el afán por conseguir dinero, poder, sexo, drogas y supuestos amigos,  hacen tanto ruido en nuestros pensamientos que ni siquiera logramos escucharnos a nosotros mismos.

Sé que estás pensando que el dinero es importante, pero la verdad si piensas de esta manera, te hace falta mucho recorrido para conocer al “dinero”; una premisa que te doy y que en otra oportunidad abordaré con profundidad: “El dinero es la consecuencia de hacer bien las cosas” jamás el dinero es el objetivo, pero si lo obtienes y no sabes sostenerlo y hacer que ese dinero genere felicidad en tu vida, tampoco tiene sentido tenerlo: “más te vale la escasez que la estupidez” pero hoy no quiero escribir sobre el dinero.

 

cuarentena

Hoy quiero que mires hacia atrás y traigas al presente la esencia de tu ser ¿Quién eres? Realmente ¿sabes quien eres? ¿O solo eres lo que tu titulo universitario dictamina?, un ingeniero, un doctor, ¿o el cargo que te dieron en una empresa? Un jefe, un director de escritorio, un presidente de compañía, una recepcionista, un jefe de seguridad. En medio de la cuarentena y la nueva forma de vida que tristemente nos tocó ¿Qué te diferencia quizás del otro que esta sentado en un escritorio similar al tuyo, pero en otra compañía? O ¿de otro empresario? O ¿del oficinista que solía correr tras el bus para ir al trabajo y llegar puntual a tomar café y quemar tiempo hasta el mediodía, calentando una silla con flatulencias causadas por los pasteles y la gran carga de cafeína de 4 o 5 tazas en la mañana, esperando que sea la hora de salir y poder cobrar la quincena?.

 

Más allá de la crisis social, de salud y económica creo que ya se veía venir una crisis del significado de lo que es “ser humano” y lo que es ser un obrero más del sistema que nosotros mismo hemos tolerado por siglos. No hemos creado esto, pero nunca hemos realizado acciones contundentes para cambiar todo, siempre votando por gobernantes por sus discursos populistas e impulsados por los periodistas con sus mediocres encuestas de opinión electoral y sus acomodados debates, donde solo invitan a los que van en “los primeros puestos de la encuesta” que ellos mismos han diseñado con dineros de otros; que nos usan como esclavos para hacerlos cada día más ricos.

La radiografía de lo que somos ahora la podemos ver a diario en las redes sociales. ¿Qué tal los youtubers? Y no hablo de los creadores de contenido digital serio, que con tristeza cuentan a sus seguidores con los dedos de sus manos. Hablo de estos que han marcado la tendencia de la ignorancia, la ridiculez, la estupidez, la tontería y la sequedad intelectual de la sociedad; hablo de estos que inundan a niños, jóvenes y hasta viejos con mundos bañados de desnudez, de piel, de música con mensajes de “perreo, sexo e infidelidad”, de bramidos en vez de tonalidades musicales, de vehículos alquilados para los videos donde las jovencitas creen que ellos son sus nuevos modelos de hombre salvador.

 

No te asustes, no te incomodes leyendo esto, también están los llamados “Heaters” que creen que todo lo saben, que critican lo bueno, lo malo, lo más malo y lo que podría sacarnos de esto. Seguramente este articulo ya debe tener colgado algunos cientos de estos anónimos personajes que no leen, no se instruyen solo critican, pero no aportan, solo destruyen, pero no construyen; estos individuos que se esconden detrás de una identidad digital, que no son capaces de asistir a un duelo, o a un debate de ideas personalmente porque simplemente su único argumento es no tener argumentos.

¿Quieres más radiografías? ¿Ya echaste un vistazo al sistema educativo? ¿nos educan o nos adoctrinan para ser cada vez más esclavos? Un sistema educativo en donde se perdió al verdadero profesor, al verdadero investigador, al verdadero motivador de vida; ¿sabes por qué? Porque como sociedad decidimos pagarle más a un futbolista que a un científico, más a una presentadora de matinal por mostrar sus piernas con faldas cortas que a un profesor de colegio, más a un político que a un docente que seguramente sabe mucho de política. ¿Qué quedó? Profesores mercenarios que lo hacen por unos cuantos pesos, por que les toca trabajar en más de tres instituciones académicas para ganar un salario que les permita pagar un arriendo y llevar un poco de comida a sus hijos. ¿Qué profesor puede ser bueno cuando en su casa hay hambre? ¿Qué profesor puede motivar cuando respetamos más a un traficante que a un científico? ¿Qué educador puede entregarse por completo a sus alumnos cuando debe trabajar antes ocho horas en una oficina y luego salir a clase de seis? ¿Quién investiga sin recursos?

No cierres este articulo ¿duele verdad? La verdad siempre es incomoda y hace que tomemos partidos contrarios a lo que en el fondo sabemos que es verdad. ¿Quieres saber porque el sistema de salud nos impulsó a la cuarentena? Porque nosotros hemos apoyado a politiqueros que solo piensan en su propio bienestar a cambio de un tamal, porque estos de cuello blanco han invertido más en armas que en salas de hospitales, porque ningún gobierno puede terminar un plan de gobierno porque la oposición sea de derecha o de izquierda o de centro o de encima o de abajo no dejan trabajar. ¿sabes porque no hay camas de hospital? Por que hay más camas de moteles, de hostales, de hoteles que de hospitales, porque preferimos la rumba, las bajas pasiones, el licor y los paseos pensando que jamás seremos viejos. ¡nos creemos invencibles!

Aún esto no te lleva a preguntarte realmente ¿Quién eres? ¿Quiénes somos? Quizás eso no lo resuelvas hoy, pero nuestras acciones hablan por nosotros, somos los que talamos bosques para construir ciudades de cemento, somos los que secamos ríos, tierras y matamos especies animales por obtener petróleo, oro, carbón, esmeraldas, somos los que tiramos nuestras miserias corporales al mar, somos los que contaminamos los cielos con material particulado, somos los que callamos cuando vemos un abuso animal, y digo somos porque así como por unos pocos se desató una pandemia y estamos pagando todos a nivel mundial, por muchos también los pocos que ayudan están encerrados sin ver su ideal de mundo verde triunfar.

¿Sigues pensando en dinero? Creo que no has aprendido nada en esta existencia, ¿sabes por qué? Porque alguien te dijo que tu espiritualidad no valía nada, que ni siquiera existe una parte de ti que va más allá de lo que puedes ver, porque acabaron con tus sentimientos más profundos y tu derecho a creer convirtiéndote en  una máquina que no piensa, no ama, no cree ni siquiera en su propia esencia interna ni en una chispa divina causante de la vida y la armonía con la creación. ¡no te hablo de religiones! Te hablo de lo que llevas dentro, porque si no te importa tu trascendencia final, ¿entonces que haces anhelando la libertad?

Más allá de la cuarentena debemos cambiar, debemos pensar lo que estamos haciendo como sociedad, como humanos, más allá de una pandemia debes pensar en un futuro sincero y de bienestar. Piensa en el hambriento, piensa en la necesidad, piensa con el corazón, piensa y reflexiona de verdad.

Por: Hans Emil Twitter: @hansemilpro